La terapia celular se posiciona como una realidad terapéutica en el mundo

El último año ha sido especialmente bueno para las terapias médicas avanzadas (terapia celular, terapia génica e ingeniería de tejidos). En agosto de 2017 la FDA aprobó las primeras terapias celulares autólogas contra el cáncer del tipo linfoma basadas en la técnica CAR-T (Chimeric Antigen Receptor T-cell therapy), con el nombre comercial de YESCARTA® de la empresa norteamericana KITE Pharma, y KYMRIAHTM de la farmacéutica suiza Novartis. En tanto que, en marzo de este año, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) autorizó la comercialización de la primera terapia basada en células madre alogénicas en Europa para tratar manifestaciones graves de la enfermedad de Crohn, Alofisel® desarrollada por la empresa española-belga TiGenix. Todo lo anterior ha potenciado el interés de la industria farmacéutica en el desarrollo de terapias médicas avanzadas, que han pasado de ser una promesa a una realidad. Es así como diversas empresas del rubro han estado en movimiento a través de adquisiciones o aprobaciones de terapias:

Empresa Terapia Celular
Takeda Takeda Pharma planea adquirir TiGenix por USD626.4 millones.
TiGenix Alofisel® (darvadstrocel) recibe aprobación para tratar fístulas perianales complejas en enfermedad de Crohn en Europa.
Pfizer Allogene Therapeutics adquiere la cartera alogénica CAR T Immuno-Oncology de Pfizer.
Novartis La terapia de células CAR-T KYMRIAHTM (tisagenlecleucel) aprobada por la FDA para pacientes pediátricos y adultos jóvenes con leucemia linfoblástica aguda recurrente o refractaria de células B.
Kite Pharma Kite Pharma recibe la aprobación de la FDA para su terapia celular CAR-T Yescarta® (axicabtagene ciloleucel).