Cells for Cells y Consorcio Regenero fueron las únicas empresas latinoamericanas en Medicina Regenerativa en la Convención BIO2019

Entre el 3 y el 6 de junio se realizó en Filadelfia, Estados Unidos, la convención internacional BIO 2019, desarrollada por la Organización de Innovación Biotecnológica (BIO, por sus siglas en inglés), con presencia de más de 7.000 empresas y cerca de 20.000 asistentes, incluyendo las principales empresas productivas del rubro, centros de biotecnología y organizaciones relacionadas de más de 60 países.

La Convención Internacional BIO es el evento mundial más importante para la industria de la biotecnología. Cientos de empresas e instituciones internacionales de primer nivel (compañías privadas, centros de investigación, universidades, hospitales, fundaciones, asociaciones de enfermos, instituciones financieras, clústeres, organizaciones filantrópicas, agencias gubernamentales, etc.) participan en este evento, atraídos por el enorme potencial de la industria.

Al evento, en el que anualmente se tratan temas directamente vinculados a la biotecnología -desde terapia celular hasta biocombustibles- asistió Roberto Bobadilla, gerente general de Cells for Cells y Consorcio Regenero, únicas empresas latinoamericanas del área de la Medicina Regenerativa seleccionadas para presentar.
Para Roberto Bobadilla, este hecho reconoce la trayectoria y el trabajo serio que hemos estado realizando, como referente y líder en la región. Para el ejecutivo, la presentación permitió mostrar en portafolio biotecnológico de Cells for Cells y Consorcio Regenero, así como los avances de sus estudios clínicos, principalmente en Osteoartritis, con el objetivo de visibilizar la empresa y sus productos en biomedicina, de contar lo que se está haciendo en Latinoamérica en Terapia Celular, y con el fin de buscar un socio estratégico para hacer estudios clínicos en Estados Unidos.

 

 

El representante de Cells for Cells y Consorcio Regenero asistió a reuniones uno a uno con empresas interesadas en co-desarrollar y/u obtener la licencia de algunos de nuestros desarrollos tecnológicos, como Stellium®, Oxium® e Inkure®, una biotinta para impresión 3D.

Una de las áreas más relevantes de BIO 2019 es la salud. En la Convención están presentes las principales empresas biotecnológicas y farmacéuticas del mundo, por lo que se convierte en una muy buena oportunidad para el desarrollo de colaboraciones internacionales y nuevos negocios. De hecho, la versión 2018 de la Convención fue récord Guinness con la mayor cantidad de eventos de partnering internacional.

Las desconocidas cifras de las úlceras cutáneas

Las úlceras cutáneas son lesiones de la piel caracterizadas por presentar una escasa capacidad de cicatrización. Su origen más frecuente son trastornos de la irrigación arterial o venosa, usualmente en las extremidades inferiores, aunque existen otras causas como diabetes o enfermedades inflamatorias. En la actualidad no hay un tratamiento disponible que permita la regeneración cutánea.

Se estima que en Estados Unidos más de 6 millones de personas (2% de la población) están afectadas por úlceras crónicas generando un costo anual sobre US$25 mil millones, con un aumento acelerado de la prevalencia producto de comorbilidades como la obesidad y el envejecimiento de la población. En Chile no existen cifras exactas, pero datos del Ministerio de Salud del año 2000, determinaron una tasa de ulceras crónicas del 10,6 por 1000 (más de 159.000 pacientes). De éstas, el 70% era de tipo venoso (111.000 pacientes) con el 33% activas (37.000 pacientes) y un 66% cicatrizadas (74.000 pacientes). Además, alrededor de un 40% de los portadores de úlceras son laboralmente activos. Las proyecciones demográficas, en tanto, permiten estimar que para el año 2025, al menos 355.000 individuos podrían sufrir de una úlcera cutánea crónica en Chile.

Se pueden identificar úlceras por trastornos circulatorios (venosa, arterial o mixta) o lesiones por presión. En Chile existirían sobre 100.000 casos de úlceras venosas crónicas, y en promedio, 1/3 de ellas no logran la curación con el manejo avanzado de heridas. Según un estudio del MINSAL-INH-Universidad Mayor, el costo promedio anual en Chile del tratamiento es de $2.780.000 por persona, sin contar el ausentismo laboral, hospitalizaciones o complicaciones asociadas.

El tratamiento estándar de úlceras cutáneas está basado en la curación avanzada y la prevención y tratamiento de la infección. Sin embargo, un 30-40% de las lesiones de origen vascular o por presión se convertirán en úlceras crónicas.

En términos terapéuticos, un concepto importante en el cuidado de heridas es la eliminación del tejido dañado y su reemplazo por nuevo tejido. Esto se puede lograr a través de distintos tipos de materiales biocompatibles tales como hidrocoloides, hidrogeles e hidrofibras, entre otros, que buscan constituir matrices capaces de substituir a la piel dañada. Es muy común el uso de una malla de este tipo de materiales, recubierta de colágeno porcino, o bien el uso de aloinjertos, para iniciar el proceso de cicatrización de las úlceras cutáneas. Un ejemplo es Alpigraf, equivalente de piel alogénico hecho a partir de capas de fibroblastos y queratinocitos cultivados en una matriz de colágeno de bovino tipo I, capaz de mejorar en un 70% el flujo sanguíneo en pacientes con pie diabético. Sin embargo, este tipo de tejido artificial tiene un costo de $1000 dólares por un parche de 45 cm2, lo que en muchos casos no es abordable. Otras alternativas como el uso de factores de crecimiento, cámaras hiperbáricas y terapias de presión negativa, son opciones que están siendo evaluadas, pero que presentan alto costo y/o complejidades en su aplicación.

Ante la ausencia de terapias regenerativas de bajo costo que aseguren y aceleren el tiempo de curación de una úlcera crónica, investigadores de Cells for Cells y consorcio REGENERO han planteado el uso de un parche o apósito biológico compuesto por una matriz orgánica simple que sirva de andamiaje para la acción de una terapia celular basada en el uso de una sub-población de células mesenquimales del tejido del cordón umbilical (UC-MSCs).

Debido a sus propiedades regenerativas, su escasa inmunogenicidad, sus efectos inmunomoduladores y su accesible y fácil aislamiento y expansión, las UC-MSCs constituyen una atractiva fuente celular para promover la regeneración tisular en heridas .

 

Día de la Innovación reunió a investigadores y científicos

El pasado jueves 16 de mayo, se celebró en el Aula Magna de Humanidades de la Universidad de Los Andes, el Día de la Innovación. La charla, a la que asistieron académicos, científicos, investigadores y estudiantes, entre otros, estuvo marcada por la presencia del científico y comunicador Gabriel León y el director científico de Cells for Cells, Maroun Khoury.

Para el autor de los libros “La Ciencia Pop”, publicación que acerca el conocimiento científico a los niños, la ciencia es una forma de entender mejor la naturaleza, el universo, de reducir las brechas de las incertezas. No obstante, contrario a lo que algunos piensan, “lo importante no son las respuestas, si no las preguntas”.

Este comunicador de la ciencia se refirió a los estereotipos que existen en torno a los científicos y al desafío que esto genera para lograr motivar y encantar a más jóvenes a seguir esta disciplina, entendiendo y destacando el importante rol que tiene en la sociedad.

“De la ciencia esperamos respuestas, la cura a enfermedades y soluciones”, explicó, haciendo alusión a la importancia de promover el vínculo entre ciencia e innovación, ambos elementos centrales del desarrollo de la sociedad.

¿Cómo lograrlo? Fomentando el trabajo en equipo, conociendo los problemas y necesidades que tiene la sociedad, entendiendo a la ciencia como un vehículo, y a la innovación como la oportunidad de entregar soluciones. Estos fueron algunos de los consejos que entregó el doctor León, reforzando el objetivo que es lograr que “una idea que nace en el mundo científico pueda insertarse en la sociedad de forma exitosa”.

Ejemplos concretos de ideas, proyectos, estudios y trabajos en medicina avanzada que se han transferido con éxito a la sociedad, entregó en esta misma charla Maroun Khoury, director científico de Cells for Cells y Consorcio Regenero.

Para el doctor Khoury, la idea no es suficiente, “la investigación se debe sociabilizar”. En Latinoamérica, Chile está en tercer lugar en número de publicaciones. La lista la encabeza Brasil con más de mil. El científico también coincidió con el doctor León en que es importante estar atento a las necesidades que son muy distintas en cada país, y mostró algunos importantes avances que han realizado en medicina de regenerativa y cómo, con un mismo producto, pueden dar respuestas a diferentes problemas. No obstante, aún hay mucho por hacer. No es solo generar producción científica -explica- se necesita de un ecosistema de innovación, que promueva la inversión y regulación.