Artrosis de rodilla: finalizamos con éxito el primer ensayo clínico en Latinoamérica con terapia celular

El estudio clínico mostró resultados superiores al Ácido Hialurónico en términos de disminución de dolor y mejoría de la capacidad funcional.

La terapia Cellistem®OA es en base a células mesenquimales alogénicas de cordón umbilical, y es medida por índices objetivos tales como EVA, WOMAC, SF-36 y el OARSI Responder Index.

Una inyección intra-articular de Cellistem®OA muestra resultados estadísticamente superiores a una inyección de Ácido Hialurónico (AH) a los 6 meses de seguimiento. La mono inyección de MSC tiene una duración más prolongada que la del comparador activo (AH).

Además, el tratamiento con Cellistem®OA repetido 6 meses después de la primera dosis, tiene resultados muy superiores a la inyección cada 6 meses de AH en términos de dolor y función, luego de un año de seguimiento. El grupo de pacientes que recibió las dos dosis de Cellistem®OA (al inicio y al mes 6) tuvo un 100% de respuesta, comparado con un 62.5% del grupo con dos dosis de AH. Durante el estudio, la terapia celular no se asoció con un aumento de la incidencia de efectos adversos clínicos o imagenológicos. La terapia con Cellistem®OA se realiza mediante una infiltración en la rodilla afectada de manera simple y ambulatoria.

El estudio fue realizado íntegramente en la Clínica Universidad de los Andes y contó con un grupo multidisciplinario de profesionales compuesto por médicos del equipo de Traumatología de Rodilla y Reumatología.

C4C patrocina Simposio sobre uso y potencial de células madre pluripotentes

Con gran éxito se realizó el “Simposio sobre células madre pluripotentes inducidas y edición génica: desde el laboratorio hasta las promesas clínicas”, organizado por las Universidades de los Andes, del Desarrollo y la Universidad de Cambridge.

En la actualidad es conocido el uso de células madre para tratar diversas enfermedades. Se habla de las células madre adultas, de las cuales derivan las mesenquimales y las hematopoyéticas. Pero además, existe otro grupo – poco explorado aún en nuestro país – que promete revolucionar el mundo científico, dadas sus ventajas respecto a su fuente de obtención y diversas aplicaciones en humanos.

Se trata de las células madre pluripotentes inducidas o iPS (por sus siglas en inglés induced Pluripotent Stem). La principal característica de este tipo de células madre artificial es que son capaces de generar la mayoría de los tejidos de un individuo.

En este contexto, los días 30 y 31 de marzo se realizó en la Universidad de los Andes el simposio “Pluripotent Stem Cells and Gene Editing: from bench to clinical promises”, actividad organizada por esta casa de estudios junto a la Universidad del Desarrollo y la Universidad de Cambridge, y patrocinada por Cells for Cells y la Sociedad Internacional de Terapia Celular (ISCT).

El encuentro reunió a destacados referentes mundiales en esta área científica, con el objeto de discutir los avances y desafíos que han enfrentado en sus investigaciones sobre el tema y promover el diálogo y la colaboración que este campo de estudio necesita.

Entre los especialistas que participaron está Brock Reeve, director del Instituto de Células Madre de la Universidad de Harvard (EE.UU.); Ludovic Vallier, director del Laboratorio de Medicina Regenerativa de la Universidad de Cambridge (Reino Unido); y Stevens Rehen, director del Laboratorio Nacional de Células Madre Embrionarias (LaNCE) de Río de Janeiro (Brasil), entre otros destacados científicos.

En Chile el estudio de este tipo de células es reciente, las cuales a través de la ingeniería genética, tienen propiedades similares a las células madre embrionarias, pero son generadas a partir de células ya especializadas como, por ejemplo, las células de la piel.

Maroun Khoury, profesor asociado de la Universidad de los Andes, y Fernando Ezquer, subdirector del Centro de Medicina Regenerativa de la Universidad del Desarrollo, señalaron que a nivel nacional la investigación con iPS está poco desarrollada.

Por este motivo el objetivo de este encuentro fue “difundir los usos de esta potente herramienta génica y celular, además de fomentar entre nuestros pares la investigación de este tipo de células. Estamos convencidos que esta técnica podría tener grandes beneficios para la sociedad. Con la visita de expertos internacionales, más avanzados en el estudio de esta técnica, quisimos acercar la tecnología a Chile”, manifestaron.

“Después del primer ensayo que utilizó la tecnología iPS en 2014 -pero que fue congelado -es importante pensar en nuevas estrategias como, por ejemplo, el uso de células alogénicas (células de donantes tal como se hace en el caso de trasplante de sangre). Este simposio se enfocó en la discusión de la ciencia y las tácticas para llegar a este descubrimiento, el más destacable, en lo que va de este siglo, a disposición de los pacientes, tal como lo es el de la degeneración macular, entre otros”, agregó Maroun Khoury, quien también se desempeña como director científico de Cells for Cells.

Sobre las células madre iPS

Hace 10 años, el científico japonés Shinya Yamanaka reportó el descubrimiento que lo hizo ganador del Premio Nobel de Medicina en 2012. Se trató de las células madre pluripotentes inducidas (iPS), las cuales se obtuvieron después de reprogramar una célula adulta diferenciada (por ejemplo fibroblasto de piel), en una célula madre ‘indiferenciada’. Estas células iPS tienen potenciales muy similares a las células embrionarias, sin el obstáculo ético que implica el parar el desarrollo embrionario

¿Puedo tener mis propias células pluripotentes? Sí. A través de la tecnología denominada “reprogramación génica”, las células adultas diferenciadas tal como células de la piel de cualquier persona se ‘reprograman’ y se transforman en pluripotentes inducidas, es decir, células que no existen en la naturaleza pero que pueden dar origen a la mayoría de los tejidos de un individuo. En este caso, guardar sus células al nacimiento no sería necesario.

¿Cuáles son los avances y promesas que presentan este tipo de células? Un estudio recién publicado en Japón, basado también en el trasplante de células madre iPS, mostró la restauración de la visión en ratones ciegos con degeneración retiniana terminal. Esta reversión de la ceguera es un paso gigantesco para que la técnica sea próximamente probada en pacientes con esta misma patología.

¿Hay datos de su uso en pacientes? Un centro japonés, en colaboración con el doctor Yamanaka -considerado “el padre de las iPS”-, realizó con éxito un trasplante de retina en el que utilizaron células de la propia paciente. Esta prueba fue un éxito y la paciente mejoró su visión. “Pero, como lo comenta el Dr. Yamanaka en un artículo en el New York Times de este año, esta estrategia es muy costosa y con posible riesgo de mutaciones, por lo tanto, están regresando al mesón del laboratorio para investigar una estrategia “alogénica” (células madre de donantes)”, indica Maroun Khoury.

Universidad de Oxford inicia inédita colaboración con Consorcio Regenero

Por primera vez, la prestigiosa institución británica desarrollará un trabajo en conjunto con un centro de investigación chileno: Consorcio Regenero, spin-off de la Universidad de los Andes, para crear un innovador tratamiento que solucione úlceras cutáneas.

Con el objetivo de desarrollar biomaterial en base a células madre para la reconstrucción de úlceras cutáneas, es que la Universidad de Oxford junto con Consorcio Regenero, centro chileno de investigación en terapia celular, realizarán trabajo colaborativo en proyectos I+D.

En este primer trabajo en conjunto “encapsularemos células madre y evaluaremos su potencial regenerador para heridas crónicas. Una vez desarrollado el producto, procederemos a hacer estudios preclínicos en Chile y Reino Unido para un posterior ensayo clínico multicéntrico”, explica Diego Castro, Project Manager de Consorcio Regenero y Cells for Cells.

La alianza, que es el primer vínculo entre la Universidad de Oxford y una empresa biotecnológica chilena, busca instalar la fabricación de esta tecnología en Santiago. “Trabajar a la par con un socio chileno en el desarrollo de una terapia innovadora es una tremenda oportunidad para conseguir beneficios reales para los pacientes. También es un importante desafío interdisciplinario que necesita de una visión a largo plazo y compromiso para llevar la nueva terapia a una práctica clínica efectiva”, comenta Dr. Julian Dye, perteneciente al Grupo de Ingeniería de Tejidos del Departamento de Ciencias en la Ingeniería de la Universidad de Oxford.

El trabajo colaborativo entre centros chilenos de innovación y entidades internacionales está en la línea de los objetivos de Corfo. Por tal razón, para Patricio Feres, Director de Innovación de Corfo “las instancias de cooperación y el operar en conjunto con actores insertos en los ecosistemas de innovación más desarrollados del mundo, abren una ventana a capacidades y formas de mirar el desarrollo productivo diferentes a lo que el ecosistema chileno está acostumbrado”.